domingo, 15 de febrero de 2015

de Quetzales sobre el agua quieta II


Es imposible seguir trabajando en un lugar en el que sólo hay agua y cielo, todo es demasiado verde, mis plumas multiplican la luz. El espacio es infinito, vuelo hacia un horizonte inalcanzable, verde, vuelo, paz… Voy hacia las entrañas mismas de mis Engendradores, Constructores, Formadores.